En los últimos meses he dedicado parte de mi vida a dar talleres sobre “branding emocional”. Ha sido todo un viaje de buenas experiencias, otras no tantas, pero en general lleno de aprendizaje y de compartir conocimiento. Dentro del modelo de taller que imparto, existe una sección donde hablamos justamente sobre la honestidad con uno o una misma, sobre los “guilty pleasures” y todo lo que nos hace ser “nosotros” mismos y mismas. Durante esta sección del taller, le enseño a la gente la importancia de ser uno y una misma, y la relación que tiene esto con los proyectos laborales / profesionales o personales que uno pueda tener en la vida. La intención principal del taller, a primera vista, podría ser la de otorgarle a las personas más herramientas para comunicar sus proyectos o marcas. Sin embargo, lo que no le digo a la gente (por su propio bien, supongo), es que el taller se trata más sobre una terapia de análisis del corazón y del alma, que del análisis de sus “marcas” o proyecto profesionales a los cuales se dedican.

¿Por qué me enfoco en el interior de las personas? ¿Qué afán de hacerle ver a las personas su verdadero y verdadera “yo”?

Pues la respuesta es bien fácil. Creo que uno debe conocerse, saber lo que le gusta, lo que no le gusta, sus preferencias, sus “gustos culposos”, su historia personal, aceptarse y enseñarse al mundo como lo que cada uno y una es en realidad. Si uno o una no se tiene honestidad con el alma, entonces lo único que se anda haciendo por la vida es andar sin camino, sin rumbo, y respirando, pero no viviendo. Y al final del día, si ya le estás dedicando tiempo a un proyecto o marca, pues qué mejor que lo hagas sabiendo el por qué, o sabiendo sin dudas que lo que estás haciendo con tu tiempo / dinero / recursos es una extensión de ti, o bien, de tu alma.

Bueno, eso es lo que yo creo.

En lo personal, aún me falta mucho por ser totalmente honesto con mis aspiraciones, metas y demás en la vida, pero ahí la llevamos (creo).

En fin, sin honestidad la vida se vuelve una mentira, hagamos lo que hagamos.

Ahí luego les cuento cómo va la búsqueda.

R.