¿Qué es la libertad para ti?

Si no tienes una respuesta inmediata, entonces es buen tiempo para empezar a pensar en una definición personal y puntual. La libertad puede significar muchas cosas para muchas personas. Por ejemplo, la libertad puede significar poder de hacer las cosas, amor en abundancia, energía infinita, libertad de movimiento, libertad económica, libertad vivir fuera de la opresión de otras personas, etc.

La libertad, sea como sea que la definas o veas, tiene que ver fundamentalmente con cosas como el balance, la espiritualidad, la expresión, el libre albedrío, el pensamiento y el control sobre las cosas.

¿Pero cómo que “control”?, ¿qué tiene que ver el controlar algo o alguien con ser libre?, ¿no es justamente eso lo que busca la libertad, ser libres del control?

El control a su vez puede ser visto y definido de muchas maneras, y el concepto aplica distinto según cómo es aplicado. Pero vamos viendo el control desde el lado más positivo, es decir, el control sobre tu vida y todo lo que ésta conlleva.

Podría pensarse que ser libres significa dejarnos llevar con la corriente, dejar el “volante” de tu vida por un rato y ver a dónde te lleva. Estoy totalmente de acuerdo con el darle oportunidad a la vida de dirigirnos por los senderos de la misma, pues hay tantas cosas que conocer y explorar en ella que sería un desperdicio vivir preocupados todo el tiempo por dónde vamos a acabar.

¿Pero qué pasa con los momentos en que “soltamos el volante” y las cosas se salen de “control”?

¿Qué pasa cuando tomamos de más, dejamos de “pensar” y modificamos nuestros estados con drogas / substancias / fármacos y terminamos creyendo que solo así podemos ser felices / mejores / amados / libres? No es tan bonito eso, ¿verdad?

Es ahí donde tenemos que encontrarle valor y entender el concepto de “control” en la vida.

El control nos ayuda a ser libres como ninguna otra cosa en esta vida. El control nos da poder de decisión sobre nuestras acciones, actitudes y estados. El control nos da disciplina. El control nos ayuda a sobrepasar y sobrevivir adicciones y hábitos negativos. El control nos enseña sobre el poder interior que cada uno y una tenemos para moldear nuestra experiencia de vida como nosotros queremos.

El control de la vida debe entenderse, no temerse. Deja de darle el “volante” de tu vida a cosas / personas / substancia que no son parte espiritual de tu ser, ni forman parte esencial de ti. Empieza a creer que tienes el poder de controlar cada aspecto de tu vida, y si por alguna razón médica / psicológica no te es posible en su totalidad, empieza a creer que tiene el control suficiente de tu vida como para pedir la ayuda necesaria. Deja de perder el control por diversión. Deja de perder el control por “amor” o por quedar bien.

Empieza a tener control de tu vida, y serás más libre que nunca.